Blogia
moonpalace

zinemaldia 3

zinemaldia 3 Vaya día el de ayer ….. cada vez que pienso que he malgastado un día de mis (preciadas) vacaciones, y cuatro horas de mi vida en sendos truños como los que nos tragamos …

Creo que ya sé porque no me toca la primitiva, como elija tan bien los números como las películas …

En fin, al grano..

El lunes, vista la racha que llevábamos, tocó jornada de descanso.

Ayer martes, a priori era un día realmente interesante, primero una película checa de la que no conocía nada, pero que pintaba bien. Después, “Verse le sud” de Laurent Cantet, del que ya había visto “El empleo del tiempo”, y para finalizar nuestro día, la nueva de Terry Gilliam, “Tideland”.

Pues eso, a las 12 de la mañana me fui hacia un Kursaal que estaba hasta los topes de gente dispuesto a ver “Stesti (something like happiness)”, un dramón ambientado en un suburbio de alguna ciudad industrial checa. La protagonista, diría que una especie de Leonor Watling checa, ve como a su alrededor todo se va desmoronando, y la oportunidad de una vida mejor junto a su novio emigrado a los USA se le va escapando de las manos, todo por ayudar a una desagradecida amiga.
A mí me pareció bastante correcta, con buenos actores protagonistas, y en general parece que gustó, al menos por los aplausos.

Tras comer a toda pastilla, cita para la sesión de las 16 en el Principal con “Verse le Sud”, esta vez acompañado de mr Spozio.
La historia discurre en el Haití de finales de los 70, en un complejo hotelero al que acuden puntuales cada año, mujeres de diferentes nacionalidades buscando ser mimadas, y retozar con los mulatitos locales. Allí vuelve Brenda, tras quedarse prendada de uno de ellos varios años atrás, y allí también, entabla amistad con varias de las veraneantes.

Lo que en principio podría ser un tema interesante, el turismo sexual femenino durante aquellos años, acaba siendo un tostón impresionante, 100 minutos en los que la narración se hace pesadísima, y en los que la trama se diluye para acabar convirtiéndose en un folletín digno del post-telediario de antena 3.
Cuando Spozio me preguntó la hora y vimos que sólo habían pasado 60 minutos, fue como si nos hubiesen dado un sopapo a cada uno. La verdad es que no nos fuimos por no hacer levantar a toda la fila, como hizo el tipo que estaba al lado nuestro comiéndose, lo que al parecer por el volumen de chorreteo parecía, un jugosísimo melocotón.

A la salida, ahogamos las penas en helado y café, y tras encontrarnos con el estos días omnipresente sr Tremolina acompañado de unos amigos, paseamos hasta Drum, vi la nueva expo, y vuelta al Principal con la esperanza de que Terry Gilliam levantase el día.

Pues ni de cerca.

“Tideland” es UN TRUÑO COMO UNA CATEDRAL DE GRANDE. Una película espantosa, repleta de detalles de un mal gusto acojonante, y que encima dura dos horas!!
El comentario tras la película de mr Spozio, mr Porno y mío fue unánime: “a quien cojones se le ocurre poner dinero para producir esto???”

La historia (por decir algo), no merece ni que me esfuerce en escribir un párrafo medianamente decente, así que:

--pareja de yonkis con hija
--la madre se muere
--el padre se lleva a la niña a la casa de su abuela muerta años atrás, perdida en el campo
--el padre se muere también, y la niña se queda sola con su imaginación, y con unos vecinos de lo más chungo y siniestro.

Se me quedó un mal cuerpo y una mala ostia, que tras cenar, y antes de acostarme, me tuve que poner en el discman el recopilatorio de los Fresones Rebeldes recién llegado de la cuasiliquidación de la tienda de Subterfuge.

Lo de ayer llegó a unos niveles alarmantes, así que hoy, espero que “Malas Temporadas”, la nueva película del director de “La flaqueza del bolchevique”, protagonizada por Javier Cámara, arregle un poco la semana. Antes pasan “Broken flowers”, la nueva de Jim Jarmusch, pero no me da tiempo a verla …

Tras “Malas temporadas”, nos vamos al mercado San Martín, a la fiesta de inauguración de la nueva Fnac, con Mastretta, Javier Muguruza y Saint Etienne.

Creo que lo que ahora mismo necesitamos es una buena dosis de petardeo, así que espero pasármelo en grande viendo a Saint Etienne, tomarme unas copas, y pasarme por alguna fiesta.

Próxima entrega, un día de estos.

Ranking:

-a cock and bull history
-el aura
-7 virgenes
-stesti

muy por debajo

-la vida perra de Juanita narboni

sin merecerse el derecho a aparecer en las listas

-tideland

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Txabo -

Que sí, Juanra, convéncete de que este año, salvo algunas cosas de las secciones paralelas a Zabaltegi y la Sección Oficial, el nivel peliculero del festival es bastante bajo, el peor en bastantes años, según mi parecer...Pero lo de Gilliam era previsible, así que no te lleves las manos a la cabeza. Coincido contigo: lo mejor de lo que he visto hasta ahora (y eso que fue la primera peli que vi) es la última de Winterbottom, que encima es una comedia, cuando en el Zinemaldi todos llevamos una predisposición especial a tragarnos dramones sociales como si tal cosa...Uff, comentaba con un colega que este año no hay ningún runrún que te aconseje ir a tal o cual recóndita película, como ocurría otros años. Eso no es buen síntoma, la verdad...sobre todo, después de ver un pestiño como Dreaming Lhasa, donde lo único salvable es la versión de Blue Moon de los Cowboy Junkies que ilustra un soso agarrado de la infame pareja protagonista. ¡Horror! La produce, eso sí, Richard Gere y, sorprendentemente, Jeremy Thomas. Eso sí, lo del tío devorando el melocotón en mitad de un pase de prensa (¿no sería por casualidad alguna estrellona de entre los reputadísimos miembros de la crítica cinematográfica patria?) no se ve todos los días...Para eso sirven también los festivales.

Miguel -

Ya sabes lo que piensa Terry de ti, no? :) Jejeje! (es bromita... menudas declaraciones! :S) He oido opiniones de todo tipo en la prensa y esperaba la de los bloggers...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres